MQL – Lubricación por cantidades mínimas

El mecanizado de metal comprende una serie de operaciones orientadas a la conformación de piezas, mediante la eliminación gradual del material. Esta eliminación, basada en la fricción de la superficie cortante de la herramienta y la superficie de la pieza, genera grandes cantidades de calor. En los procesos de arranque de viruta  se producen, debido a las altas temperaturas, una serie de efectos negativos que afectan directamente a la operación, e indirectamente al proceso de producción y desarrollo de la empresa. Algunos de estos efectos son:

  • el desgaste excesivo de la superficie cortante de la herramienta, acortando la vida de la herramienta
  • la deformación de la superficie mecanizada, afectando a la tolerancia de acabado
  • afectación de la calidad de la pieza
  • alteraciones en la velocidad de producción

La temperatura alcanzada en un proceso de mecanizado va a depender directamente del balance entre la generación del calor y la disipación o evacuación del mismo.

Por esta razón, disminuir la temperatura generada durante una operación de mecanizado es un factor importante y a tener en cuenta. Para lograr esta disminución, se ha optado siempre por atacar el problema ya sea refrigerando o lubricando la operación. Cuando refrigeramos, estamos buscando bajar la temperatura en el punto de corte, además de desalojar mejor la viruta. Cuando lubricamos, buscamos que la operación de mecanizado sea menos costosa, generando de esta manera menos temperatura y desgastando menos a la herramienta.

Para llevar a cabo la reducción de la temperatura, se ha utilizado durante muchos años elementos como la taladrina y los aceites de corte.

Refrigeración con taladrinaLa taladrina es un compuesto formado por aceites, básicamente minerales, que llevan aditivos químicos y sólidos, y que se disuelven en cantidades de agua concreta para conseguir el fluido deseado. Se usa para refrigerar la operación de mecanizado, reutilizándose hasta que el fluido se convierte en defectuoso.

 

Lubricación por inundaciónLos aceites de corte suelen ser aceites minerales o sintéticos que se usan para lubricar en el mecanizado. Se aplican en grandes cantidades (a chorro o por inundación) para que ayude también en el desalojo de la viruta, pasando por un proceso de filtrado para reaprovechar el aceite. Al cabo de x procesos de reaprovechamiento, el aceite debe cambiarse.


Desde hace unas decenas de años, se viene utilizando un nuevo sistema que permite lubricar y refrigerar de una sola vez una operación de mecanizado. Se trata de la micro-lubricación o MQL (Minimum Quantity Lubrication).

El sistema MQL se basa en la idea de utilizar cantidades ínfimas de aceite lubricante y micronizarlo con aire, para poder distribuirlo únicamente en la zona que se está mecanizando así como en el filo cortante de la herramienta. De esta manera se consigue aunar las ventajas de la refrigeración y las ventajas de la lubricación en un solo sistema.Equipo MQL de ACCU-LUBE montado en ángulo

Los sistemas MQL tienen otras ventajas añadidas sobre los sistemas convencionales, como son:

  • reducir los costes de producción
  • aumentar la vida de la herramienta
  • reducir los costes de deshechos ya que las virutas salen casi secas
  • instalaciones mucho más sencillas y económicas
  • menor consumo energético
  • puestos de trabajo más limpios
  • menos paros de máquinas, y paros más cortos
  • eliminación de los costes de reutilización y reciclaje

 

Los aceite lubricantes necesarios para trabajar en un sistema de MQL han de ser aceites preparados para ello. No se puede utilizar cualquier aceite lubricante para un sistema MQL, ya que han de cumplir una serie de requisitos para no estropear ni atorar el sistema, y para optimizar la lubricación de la operación de mecanizado.

Un sistema MQL tiene dos maneras de llevar el aerosol hasta la zona que se mecaniza:

  • Lubricación externa: se aplica el aerosol por el exterior de la herramienta, con boquillas y apuntando al filo cortante de la herramienta y a la zona de mecanizado.MQL por el exterior de la herramienta

 

  • Lubricación interna: el aerosol se genera en el propio equipo de MQL y se lleva a través del husillo, el portaherramientas y por el canal de refrigeración de la herramienta, aplicándose así en la zona exacta que se mecaniza.Herramientas MQL

 

Al ser un sistema de aplicación de aerosol muy focalizado, se evita la generación de neblinas perjudiciales a la vez que permite una correcta y exacta dosificación que mejora el mecanizado, manteniendo a la máquina y a su entorno más limpio y sin residuos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *